martes, 22 de abril de 2008

Uyuni

Dia 61


Vuelvo a escribir despues de unos dias ausente y ya desde Bolivia.


Humahuaca era pequeñita pero tenia muchisimo encanto.

La plaza de Humahuaca

El jueves me fui caminando solo a una aldeita a 10 Km, Coctaca. El paisaje era alucinante lleno de cactus enormes y la aldeita no era nada pero tiene un enorme campo de restos precolombinas que nunca se han estudiado.

Cactuses y piedras en Coctaca

A la vuelta a la aldeita me encontre con una cola enorme enfrente de la escuela: el medico viene cada 2 semanas y ese dia tocaba. No pude hablar con el porque me volvi en bus y no habia terminado, pero estuve charlando con la gente del pueblo y los niños y los maestros de la escuela. Todos me preguntaban si era de Buenos Aires. No se si han visto muchos españoles por alli.

La tarde la pase en Humahuaca con Amandine, Jaime (el colombiano que conoci en Salta y que ha terminado la carrera de medicina y antes de empezar la especialidad se esta pegando un viajecito), su amiga Vicky y una pareja de los pocos españoles que me he encontrado.

A la mañana siguiente temprano salimos para La Quiaca (frontera con Bolivia) con el nucleo de mi nuevo equipo: Amandine, Jaime, Vicky, Sebastian (otro colombiano) y Hernan, de Buenos Aires. Cruzamos a pie la frontera con Bolivia y en Villazon (ciudad "siamesa" de la Quiaca pero del lado Boliviano) tomamos el tren a Uyuni

Presentando mis respetos

El tren merece un capitulo aparte. Solo habia billetes en primera, asi que eramos basicamente extranjeros, casi todos viajando solos y casi todos con ganas de conocer gente. Pronto hicimos un nuevo fichaje: Marcus, londinense que no habla ni papa de español pero que por lo visto se lo pasa muy bien con nosotros. De entrada el viaje duraba 10 horas pero por una averia tuvieron que cambiar la maquina y tardamos 14. La mitad del viaje nos la pasamos en el vagon restaurante donde se armo un quilombo terrible. En un momento dado llegamos a contar 14 nacionalidades diferentes chupando cerveza boliviana. Definitivamente hay mucha mas gente viajando sola que en grupo.

Finalmente llegamos a Uyuni a la 5.30 de la mañana y tras dar algunas vueltas con un frio insoportable caimos los 7 en un albergue. Al dia siguiente reclutamos al ultimo miembro del equipo: Belen, otra bonaerense con la que sumabamos 8 y contratamos un tour de 3 dias por el salar de Uyuni y los alrededores. El tipo al que contratamos medio que nos la jugo y nos hizo apretarnos a los 8 en un 4x4 cuando nos habia dicho que iriamos en 2. Pese a todo, hay unanimidad en que aunque no fue tan comodo, sin duda fue mucho mas divertido.

Quilombo en el Jeep

El viaje de 3 dias por el suroeste boliviano ha sido increible, otro de los puntos algidos de mi viaje (y van nisesabe...) Seguro que todos habeis oido hablar de, por ejemplo las cataratas de Iguazu, pero seguro que pocos conoceis el salar de Uyuni. Claramente a lso Bolivianos les falla el marketing. Este gigante mar de sal, el mas grande del mundo es un autentico espectaculo. Es dificil captar en una foto la magnitud de esta llanura blanca que ocupa hasta donde alcanza la vista.

Hernan, Vicky, Sebas, Amandine y Jaime en el Salar

En medio, autenticas "islas" desde las que se contempla un panorama alucinante. En una de estas islas, aparte de comer asado de carne de llama, me encontre con Jorge, un burgales que anda trabajando pro aqui y con el que ya he quedado para el Viñarock de Valencia. Despues de todo el dia en el salar y una de las puestas de sol mas increibles de mi vida, dormimos en un hotel hecho completamente de bloques de sal. No era el mas comodo del mundo, pero era curioso.

Puesta de sol sobre el Salar
El grupo ha sido genial, era un poco como volver a la parte argentina de mi viaje: viajabamos 8, 5 hombres y 3 mujeres y hablabamos mucho de caca. Incluso llevabamos a un guiri empeñado en subirse a la piedra mas alta de cualquier sitio al que fueramos, de hecho bajando de un cerro desaparecio, todos nos preocupamso mucho y llego al albergue como si nada. A los que conocisteis a Patricio sabeis de lo que os hablo, fue como un deja vu.

El domingo fuimos a varias lagunas y pequeños pueblos de los alrededores para acabar en la imponente laguna verde y en un campo de volcanes semiactivos con geiseres y aguas termales incluidas en las que nos dimos un baño mientras caia el sol. Espectacular

En los geiseres


En las aguas termales


Con las minas en la laguna verde

El lunes visita a la Laguna Roja y a un valle de rocas volcanicas y vuelta a Uyuni.

Flamencos en la laguna roja


Con Belen en las formaciones volcanicas


Ultima foto del grupo en el cementerio de trenes de Uyuni

Como llevo tiempo sin escribir, os he intentado resumir en unas lineas 3 dias de quedarnos con la boca abierta a cada rato, de paisajes increibles y de muchas risas y muy buena onda.



El mismo lunes por la tarde nos separamos con gran pena en 2 grupos: Hernan, Belen, Sebas y yo nos vinimos a Potosi y los otros 4 siguieron directos hacia La Paz con prisa pro cruzar a Peru.

En el bus empezamos a vislumbrar lo que es sta zona de Bolivia: una vez sentado todo el mundo sube toda la gente que quepa sin asiento, que viaja sentad aen el suelo o de pie. Y eso de que en toda latinoamerica excepto en Brasil se habla español, no es del todo cierto. Aca el quechua es la lengua de mucha gente que a duras penas habla castellano.



A las 2 de la mañana llegamos a Potosí y tuvimos la suerte de dar por casualidad con un albergue perfecto. El resto os lo cuento mañana, que llevo hora y media en el ciber y tengo que tomar un bus a Sucre

5 comentarios:

Javithink dijo...

Si viajas con mucha gente has de hablar de caca, eso está claro.
En una semana ya vivo en tu ciudad.
Bastante alucinantes las fotos según va evolucionando el viaje; además se nota que lo que se infiere de las mismas es aún mejor que lo que se ve.
Sigue bien
Un abrazo, compañero

Fernando dijo...

Me estás descubriendo una serie de lugares que sí, habí oido hablar de ellos, pero no era consciente de su increible belleza. Pasatelo bien hermano.
¿Estás mas canijo no?
¡Fuerte abrazo!

Eloy dijo...

Muy buenas las fotos y mejor el relato. Muchos besos rey.

Juanma dijo...

¡Hola!, soy Juanma (el que no daba una en locución, no sé si te acordarás, jeje). ¡Vaya sorpresa encontrarte por aquí! He estado un buen rato leyendo tu blog y sólo puedo decir una cosa: ¡Guau! Le entran a uno ganas de hacer la maleta y coger el próximo tren hacia donde sea.

Espero que te vaya muy bien, seguiré pasándome por aquí,

¡Hasta pronto!

mamá dijo...

La foto del salar la has hecho tú,verdad?fantástica!me recuerda ala que le hiciste a la chica en carrapateira.
He visto una de las fotos en la que estás tú con los bolivianos y tiene razón Fernando,estás más canijo;yo no me había dado cuenta.Cuidate,disfruta y cuéntanoslo
MIL BESOS